Bunkos y espacios
de lectura

 

U

n Bunko es una pequeña biblioteca comunitaria dirigida principalmente al público infantil. Cuenta con la presencia de un mediador de lectura quien la convierte en un espacio vivo. Se instala allí donde hay difícil acceso a una biblioteca escolar o pública.

Con al acompañamiento del mediador y acervos de calidad,  los niños, su familia y la comunidad, pueden tener acceso a la lectura y a la conversación en torno a los títulos leídos, así como involucrar al resto de la familia a través del  préstamo bibliotecario.

Los Bunkos fundamentan su estrategia en la lectura para propiciar la interacción de las personas, la familia y la comunidad en torno a la lectura, la reflexión, la narración oral y la relación con los textos y los autores.

El enfoque de los Bunkos se basa en la conformación de pequeños grupos de niños que se dan cita periódicamente para escuchar una lectura, y así crear un espacio donde cada uno, a través de su propia identidad y experiencia de vida, se pone en contacto con el otro. De esta manera, se va construyendo el reconocimiento y valoración de la diversidad como un factor  de enriquecimiento de la comunidad.

El programa integra un acompañamiento cercano que implica capacitaciones, asesorías y seguimiento. Al término, los mediadores y el espacio están listos para funcionar de manera autogestiva.

El equipamiento del bunko comprende:
1.- Un librero, una alfombra de colores, 10 cojines y un acervo de 250 a 300 libros.
2.- Nuestro acompañamiento cercano a través de capacitaciones, visitas de asesoría y sistematización permanente.

 El espacio de lectura debe de ser un lugar donde los niños y niñas se sientan cómodos. No hay rigidez. El formato de atención les permite sentarse, acostarse o transitar por el lugar mientras escuchan la lectura o hacen alguna actividad o juego.

 Los libros seleccionados provocan la tentación de verlos, de tomarlos, seduciendo a su futuro lector. Parte de los libros deberán estar expuestos con la portada hacia el lector y no solo el lomo. El mediador puede ir cambiando cuáles quedan expuestos cada determinado tiempo, para atraer a los niños tomando en cuenta sus intereses.

Previo a la instalación de un Bunko, se requiere conocer el contexto y las circunstancias del entorno donde se pretende instalar este espacio de lectura para conocer el objetivo de la instalación, las necesidades de la comunidad, los aspectos de interés, las oportunidades de mejora, los beneficios a futuro, así como los recursos y medios disponibles para su instalación y operación, ya que el modelo del Bunko se adapta de acuerdo a las necesidades de la comunidad.

El espacio donde se instala el Bunko, es responsabilidad de la institución o persona que promueve la instalación del mismo.

Numeralia histórica

  • 227 bunkos
  • 15,982 niños atendidos
  • 200 maestros y guías capacitados
  • 12.768 libros distribuidos

Para mayor información contactar a: mmorales@ibbymexico.org.mx

X